La sirenita enfadada y el panda traidor

El pasado 15 de diciembre se celebró en el KlimaForum la ceremonia de concesión de los premios de la Sirenita Enfadada, otorgados a los grupos empresariales y las compañías que mayores esfuerzos han dedicado a sabotear las negociaciones sobre el clima y a fomentar falsas soluciones al cambio climático.

En la votación para elegir a los ganadores, organizada a través de internet, participaron 10.000 personas, que debían elegir entre ocho nominados.

El ganador indiscutible de la edición fue la multinacional de la biotecnología Monsanto, con un 37 por ciento de los votos. Monsanto estaba nominada por promocionar los transgénicos y por la presión ejercida para que la soja RoundupReady sea considerada un cultivo “respetuoso con el clima” y sea elegible para obtener subvenciones a través del Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL).

El segundo premio, con un 18 por ciento de los votos, fue a parar a la multinacional petrolera Shell, por torpedear las acciones eficaces contra el cambio climático e impulsar falsas soluciones como la captura y almacenamiento de carbono. El tercer lugar quedó reservado al Instituto Estadounidense del Petróleo, con un 14 por ciento de los votos, por su campaña masiva contra los proyectos de ley sobre el clima en los Estados Unidos.

Para más información sobre todos los nominados y para ver un breve vídeo (3 minutos) que resume la ceremonia (en inglés), podéis ir a la página principal de los premios.

Durante la ceremonia, Dorothy Guerrero, de Focus on the Global South, denunció que el cabildeo de las grandes empresas esté “ahogando las voces que se deberían escuchar en las negociaciones”, ya que la mayoría no se pueden permitir los costes que entraña asistir a ellas. Jorge Galeano, del Movimiento Agrario Popular de Paraguay, habló de las verdaderas soluciones al cambio climático que ya practican numerosos pueblos. Javiera Rulli, del Grupo de Reflexión Rural, denunció al Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) por situarse al lado de las multinacionales y dar legitimidad al maquillaje verde con que se intenta encubrir la destrucción social y ambiental que genera la soja en América Latina. “Así que, la próxima vez que veáis un panda, preguntaos si está comiendo bambú transgénico”, dijo Rulli (que elabora sus argumentos en este interesante artículo).

Se busca

1 Response to “La sirenita enfadada y el panda traidor”



  1. 1 Hablando de pandas « La estrategia del avestruz Trackback en 12 enero 2010 a las 13:08

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Categorías

Únete a otros 3 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: