Grandes conversaciones

Interminable cola para retirar las acreditaciones.

La cola para retirar las tarjetas de acreditación es bastante larga, aunque parece ser que ayer fue bastante peor. Mientras espero mi turno, me pongo a charlar con una señora que está justo detrás de mí, y es aquí cuando comienza uno de esos episodios que cae, inevitablemente, en la categoría de grandes conversaciones. Todo comienza con un inocente bla bla bla sobre la espera, el frío y esas cosas.

Yo: ¿Y entonces, de dónde viene usted?
La señora: De [xxx], una empresa que desarrolla proyectos para el mercado de emisiones.
Yo: [Me quedo noqueada; es un plato demasiado fuerte para empezar el día].La señora: No sé si sabes que hay un mercado de emisiones.
Yo: Sí, sí, de hecho varios compañeros lo siguen de cerca y, precisamente, no creemos que funcione.
La señora: Bueno, son una gran oportunidad de negocio.
Yo: Sí, las empresas están ganando mucho.
La señora: Claro que sería mejor si todo fuera una gran tarta y no tuviéramos que repartirlo todo en pequeños pasteles.
[Supongo que se refería al hecho de que el mercado de la contaminación no sea una plaza universal, sino que se divida en distintos regímenes].
Yo: Claro, eso sería lo mejor para las grandes empresas. Y por eso mismo nosotros no creemos que los mercados de emisiones funcionen, porque se supone que se crearon para reducir las emisiones y no sólo para que la industria ganara dinero. Pero las emisiones no se han reducido.
La señora: Ah, ¿eso crees?
Yo: Bueno, no es que yo lo crea… Es que lo dicen las cifras.
La señora: [Dándole un giro a la conversación] Bueno, ahora todo va a cambiar. La Agencia de Ambiental de Estados Unidos ha reconocido que los gases de efecto invernadero son una amenaza.
Yo: ¿Ah, sí? ¿Y qué significa eso exactamente?
La señora: Pues que Obama no tiene que pasar por el Congreso para aprobar la legislación sobre el clima. Y eso no es bueno para la industria. Cuanto más regulación hay, menos espacio tenemos nosotros.
Yo: Ya buscaréis otro mecanismo, entonces. La industria siempre encuentra la forma de conseguir beneficios.
La señora: Ah, veo que eres una de esas personas negativas.
Yo: Yo no diría negativa. Le estoy diciendo simplemente que está demostrado que los mercados no funcionan.

Y hasta aquí nuestro ameno intercambio. La señora ha recibido una oportuna llamada al móvil y ya no hemos podido proseguir la conversación. Y es una lástima, pero me temo que habrá otras…

1 Response to “Grandes conversaciones”


  1. 1 Raquel 10 diciembre 2009 a las 12:13

    Si te la vuelves a encontrar pídele información sobre la bolsa… seguro que tiene algún truquillo contra la crisis… quizás nos hemos equivocado de causa😦


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Categorías

Únete a otros 3 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: